Cuando nuestro antiguo director, el hermano Pascual, anunció que dejaba nuestro centro debido a su jubilación, todo el alumnado se preguntaba quién sería ahora el responsable de este cargo. La persona que tuvo ese honor fue el Hermano Vicente, un hombre que, a su llegada a este centro, está teniendo la cortesía de presentarse a todas las clases dando, incluso, un pequeño obsequio a cada uno de nosotros.

Para saber más sobre nuestro actual director hemos elaborado una entrevista para conocer algunos aspectos de su persona que nos son más desconocidos y, de esta forma, poder sentirnos más cercanos a él.

¿Qué soñó llegar a ser cuando era pequeño?

Lo primero que soñé ser: bombero. Luego me gustaba ser ciclista, cuando yo era pequeño existía un tal Bahamontes, luego a medida que me fui haciendo menos pequeño quería ser arquitecto, y luego quise ser Hermano de La Salle.

¿A qué edad?

Es un proceso. Yo creo que ese proceso de ser hermano de La Salle empieza a los 14 años y yo decido ser hermano de La Salle a los 18.

¿Dónde nació usted?

 Jo sóc de la millor terreta del món, la millor terreta del món és el poble de cada ú,el meu poble és Alcoi.

¿Cómo se desarrolló su infancia?

La meua infància… molt pareguda a la vostra en alguna variant. Una: jo de molt xiquet anava a escola, als cagons, no es deia escola infantil, es deia “els cagons”. Després vaig a anar ja a l’ escola de La Salle del meu poble, lo que ara és primaria aleshores no era primaria era Batxiller elemental, batxiller superior lo que ara ja no existix que ara és baxillerat entonces era el PREU que després va ser COU. Com tots els xiquets pel matí a escola, a mig dia a casa, per la vesprada a escola. Però teniem festa el dijous per la vesprada, anaven a escola en el mestre, el que hui dirieu el tutor, s’enanaren d’escursió tota la clase. Jo tinc col·lecció de minerals, col·lecció de flors, etc. I el dissabte teniem cole tot el dia, i el diumenge també anaren a escola tot el dia però pel matí a jugar i per la vesprada al cine. Del cole no eixiem mai.

¿Recuerda alguna anécdota de su época estudiantil?

Muchas, muchas. Entonces teníamos reválidas, que son exámenes de varios cursos al mismo tiempo, algo así como la selectividad de ahora pero la primera selectividad yo la tuve a los diez años, la segunda a los catorce, la tercera a los dieciocho. Para estas selectividades nos íbamos a Alicante a tenerlas, era una cosa muy importante.

¿Tiene el recuerdo de algún profesor en concreto que haya marcado su vida?

Sí, de varios. Ten en cuenta que el sistema mío no cambiábamos tanto de profesor como vosotros, teníamos bastantes menos profesores y bastantes menos asignaturas, lengua castellana todos los días, matemáticas todos los día, religión todos los días. Yo recuerdo que en mi bachillerato teníamos dos profesores más el de educación física: el ámbito científico, el ámbito lingüístico y el de educación física. Sí, yo soy hermano porque a mí me impresionó muchísimo la figura de los hermanos profesores que yo tuve en Alcoi. Destacaría, el hermano Julio, el hermano Domingo y el hermano José María. Aquí en la Escuela Profesional hace años estuvo en Hno. Domingo, ahora ya es muy mayor y vive en Mallorca.

¿Su lengua materna es el valenciano?

El valencià, filla, sí, en el meu poble es parla valencià. El castellano lo aprendí en la escuela.

¿En cuántos colegios ha sido usted director o profesor?

Yo empecé a dar clase a los diecinueve años. Entonces existía el magisterio sin necesidad de hacer el bachillerato superior, por tanto luego tuve que compaginar muchos años el ser profesor y estudiante. ¿En cuántos colegios he estado? En muchos. En Teruel, en Paterna en los dos, en Manises muchísimos años, en Ibiza, en Mallorca…

¿Cuáles fueron los sentimientos que experimentó al cambiar de un colegio a otro?

Siempre he llorado cuando he cambiado de un colegio a otro. Siempre he tenido la suerte de encontrarme gente muy buena allí donde he ido, profesores muy buenos, hermanos muy buenos, alumnos y familias de alumnos que me han impresionado mucho en todos los sentidos. Por tanto, cuando dejé en junio el colegio de Manises también lloré.

¿En qué consiste, para que todo el mundo pueda entenderlo, el ser director?

Es uno de los trabajos más bonito del colegio. Bonito porque es desde donde se ven los esfuerzos que hacen todos los profesores, es desde donde se ve a los alumnos como se van superando año tras año, ves crecer a la gente. También tiene como inconveniente que los problemas duros, difíciles al final llegan al despacho del director, esa sería la parte difícil pero es más lo bueno que lo malo, mucho más. El que mejor se lo pasa en el colegio es el director.

¿Qué estudios ha cursado hasta hoy? ¿cursa alguno en la actualidad?

Todos los que corresponden, y sigo estudiando, yo los sábados voy a la universidad para perfeccionar el valenciano y para hacer un máster en bioética. Nunca hay que dejar de estudiar, hay que estudiar siempre. Si os fijáis vosotros en el colegio siempre hay profesores que están haciendo cursos.

¿Cuáles son los objetivos que tiene pensado cumplir mientras esté ocupando su lugar como director en este colegio?

El primero es ser feliz, yo he venido aquí para ser feliz. Yo he venido aquí para disfrutar de la gente que estáis aquí. He venido aquí para aportar mi experiencia y con eso creo que n’hi ha prou.

¿Cuál cree que es el papel de los docentes en la sociedad actual?

A mí me gusta llamarlos maestros. El maestro es aquel hermano mayor que acompaña a su hermano pequeño (a los alumnos) para que crezca debidamente. Para mí ese es el ideal del maestro tanto en las ciencias, en los saberes, como en la conducta, como en los valores. Ese sería para mí el colegio, el maestro o el profesor ideal.

¿En qué momento decidió cambiar el rumbo de su vida hacia el mundo religioso?

Yo siempre he sido una persona religiosa. De pequeño yo iba al colegio de los hermanos, y en mi colegio La Salle, como en tu colegio, se rezaba, por la mañana se tenía la clase de religión, los domingos íbamos a Misa. Yo siempre he sido una persona más bien religioso. Sí, entre los dieciséis y los dieciocho años es cuando me planteo enserio el ser hermano de La Salle y lo decido en torno a los dieciocho que es cuando marché al noviciado de los hermanos.

¿Le costó mucho adaptarse a la nueva vida que se le presentaba?

De lo malo no me acuerdo, me acuerdo de lo bueno. Nos lo pasábamos muy bien, teníamos muchas cosas que hacer siempre. Me imagino que también lloraría alguna tarde por estar lejos de casa, el noviciado de los hermanos entonces estaba en Mallorca y mi familia vivía en Alcoi, yo tenía hermanas pequeñas. Eso me dolió, eso me hizo sufrir un poco. Pero lo que más recuerdo es que me gustaba mucho Mallorca, que en Mallorca me lo pasé muy bien.

¿Qué es lo mejor de esta vocación? ¿Y lo peor?

 Todo, todo. Si lo tienes claro no hay nada malo, ¿Qué tiene de malo ser madre? Yo entiendo que para la mujer que acepta su maternidad es lo más grande que le puede ocurrir, ¿Qué tiene de malo ser padre? Para el hombre que acepta su paternidad es lo más grande que le puede ocurrir, ¿Qué tiene de malo ser hermano? Pues para mí nada.

¿Ha tenido la oportunidad de viajar debido a la condición de hermano a muchos lugares como por ejemplo a Tierra Santa? ¿Qué viaje es el qué más le ha gustado?

Como por ejemplo a Tierra Santa no, que pienso ir en Agosto. Sí, he viajado bastante por motivos sobretodo de estudios, sabes que antes de venir a este colegio he estado cuatro meses haciendo un curso en Madrid, parte de ese curso lo hicimos en Francia, La Salle sabes que nació en Francia, por lo tanto nos fuimos a hacer la ruta de La Salle. Por razones de ser hermano he estado en Roma, he tenido que reunirme muchas veces a lo lago de la geografía española. Por lo tanto sí he viajado, a Tierra Santa voy la primera semana de agosto si no se estropea el ambiente político y militar que hay en estos momentos en Palestina. De todos los viajes que he hecho, el que más me ha impresionado lo hice hace veinte años. Pude estar quince días haciendo unos ejercicios espirituales en Asís, donde nació San Francisco fue antes del terremoto, es uno de los sitios que más me han impresionado. Como lugar turístico que me ha gustado mucho: Venecia. Los paseos en góndola me encantaron. Como lugares bonitos el valle de Arán, me encanta el valle de Aran.

Si le dieran la oportunidad de cambiar algún momento de su vida, ¿Qué le gustaría cambiar?

 No lo sé. Creo que yo no cambiaría nada. Si acaso, me gustaría cambiar aquellos consejos que di mal dados, me gustaría cambiar aquellas conductas que tuve que reprimir, aquellas sanciones graves que ponen los directores, me gustaría quitarlo, que no existiera, pero entiendo que la vida también tiene esa parte negativa. Me hubiera gustado quitar la muerte de mis padres, pero no se puede quitar. Por tanto no quito nada lo tengo asumido. Sí que hay una cosa que quitaría si pudiera: que no nos cambiaran tanto las leyes del sistema educativo.

Nuestro colegio esta adaptándose a las nuevas tecnologías, ¿cuál es su opinión acerca de ellas?

Que es el camino por el que hay que ir. Vosotros vais a trabajar en un mundo distinto al que tenemos, por tanto las nuevas tecnologías tenéis que tener inicio en ellas. Nuevas tecnologías y potenciación de idiomas, tenéis que saber idiomas. Vuestro lugar de trabajo no es la Comunidad Valenciana, vuestro lugar de trabajo es Europa, por tanto las lenguas son importantes.

En su tiempo libre, ¿Qué es lo qué prefiere hacer?

Lo que más me gusta hacer es xarrar, me encanta sentarme a comer con amigos de xarreta, me encanta pasear charlando, me encanta tomar café hablando, me encanta el cotilleo, soy un cotilla, me encanta.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »